Enfermedades condiciones de perros

Diabetes Insípida en Perros

Diabetes Insípida en Perros

Descripción general de la diabetes insípida en perros

La diabetes insípida (DI) es un trastorno metabólico caracterizado por micción excesiva y extrema, y ​​acompañado de sed excesiva. Es causada por una producción alterada de una hormona llamada ADH (hormona antidiurética) del cerebro (DI central) o por una capacidad deteriorada del riñón para responder adecuadamente a la ADH (DI nefrogénica).

La DI central puede ocurrir si hay daño en la parte del cerebro que produce la ADH. El trauma o el cáncer serían causas potenciales de este tipo de daño. La mayoría de los casos son "idiopáticos"; en otras palabras, no hay causa conocida.

La DI nefrogénica (que se origina en los riñones) es un trastorno congénito muy raro que también ocurre sin razón conocida.

No hay edad aparente, género o predilección de raza por DI. La mayoría de los casos ocurren en perros; los gatos rara vez se ven afectados. Mientras los perros con DI tengan acceso ilimitado al agua y se encuentren en un ambiente donde orinar en exceso no sea un problema, la mayoría de los perros lo hacen bien y tienen una excelente esperanza de vida.

De qué mirar

Los síntomas de la diabetes insípida en perros pueden incluir:

  • Micción severa y excesiva
  • Deseo insaciable de beber agua
  • Estupor, desorientación, falta de coordinación o convulsiones si la causa principal es un tumor cerebral
  • Diagnóstico de diabetes insípida en perros

    Se necesitan pruebas de diagnóstico para descartar otras causas comunes de sed y micción excesiva, que incluyen:

  • Historial médico completo y examen físico.
  • Hemograma completo
  • Panel de bioquímica sérica
  • Análisis de orina
  • Rayos X o ultrasonido
  • Prueba de ácido biliar
  • Cultura Urina
  • Pruebas de la glándula suprarrenal.
  • Prueba de hormona tiroidea
  • La prueba de privación de agua modificada es la prueba más importante para confirmar un diagnóstico de diabetes insípida.
  • Tratamiento de la diabetes insípida en perros

    Si la terapia es necesaria, el tratamiento para la diabetes insípida en perros puede incluir lo siguiente:

  • Acetato de desmopresina
  • Clorpropamida
  • Diuréticos tiazídicos
  • Restricción de sal
  • Cuidado y prevención en el hogar

    Administre los medicamentos según las indicaciones y asegúrese de que el perro tenga acceso constante al agua.

    Como la mayoría de los casos de DI central son de causa desconocida, es decir, idiopática, no existe una atención preventiva específica. Los perros con DI nefrogénica congénita no deben ser criados en caso de que exista una predisposición genética al trastorno.

    Información detallada sobre la diabetes insípida canina

    La diabetes insípida (DI) es un trastorno metabólico en el que los perros muestran una sobreproducción severa de orina. La forma más común de DI se llama DI central y se debe a la producción insuficiente de hormona antidiurética (ADH), una hormona responsable de concentrar la orina en un pequeño volumen. Los perros con DI orinan y beben en exceso.

    La mayoría de los casos de DI central son idiopáticos, lo que significa que ocurren sin razón conocida; sin embargo, el daño a la parte del cerebro que produce ADH puede provocar DI. El cáncer o el trauma son dos causas comunes conocidas de DI central. Una segunda forma poco común llamada DI nefrogénica resulta de la capacidad de respuesta alterada del riñón a la acción de la ADH. Es una afección congénita rara y ocasionalmente se ha informado que es hereditaria en algunos casos.

    La micción excesiva y la sed es un signo clínico común. Las pruebas de diagnóstico recomendadas ayudarán a diferenciar la DI de estas otras afecciones que pueden causar sed y micción excesivas:

  • Diabetes mellitus (exceso de azúcar en la sangre)
  • Glucosuria renal (azúcar excesiva en la orina, pero no diabética)
  • Insuficiencia renal crónica
  • Pyometra (infección del útero)
  • Hipercalcemia, una condición de niveles excesivamente altos de calcio en la sangre.
  • Insuficiencia hepática
  • Hiperadrenocorticismo, también llamado enfermedad de Cushing, una condición de las glándulas suprarrenales hiperactivas
  • Pielonefritis, una infección de los riñones.
  • Hipocalemia (niveles bajos de potasio en la sangre)
  • Hipoadrenocorticismo, también llamado enfermedad de Addison, una condición de las glándulas suprarrenales poco activas
  • Hipertiroidismo (actividad tiroidea excesiva)
  • Acromegalia (producción excesiva de hormona del crecimiento)
  • Polidipsia psicógena (consumo excesivo de alcohol debido a razones psicológicas, como un cambio en el entorno de la mascota).
  • La atención veterinaria debe incluir pruebas de diagnóstico y recomendaciones de tratamiento posteriores.

    Diagnóstico en profundidad

    Las pruebas de diagnóstico están orientadas principalmente a descartar las causas más comunes de sed y micción excesiva en los perros. Una vez que se descartan los trastornos comunes, se pueden realizar pruebas específicas para DI.

  • Una revisión completa del historial médico y un examen físico son importantes para determinar la posible causa de sed y micción excesiva. Esto puede incluir una solicitud para cuantificar cuánta agua está bebiendo la mascota
  • Un conteo sanguíneo completo para descartar piometra (infección uterina)
  • Un panel de bioquímica sérica para evaluar la función de los órganos principales y descartar muchas enfermedades como diabetes mellitus, insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática, alto contenido de calcio y bajo contenido de potasio.
  • Análisis de orina y urocultivo para descartar infección renal, diabetes mellitus, insuficiencia renal y otras enfermedades.
  • Radiografías o ultrasonido, según la historia y los hallazgos del examen físico, para evaluar los riñones, el hígado, las glándulas suprarrenales y el útero en busca de posibles enfermedades que podrían tener signos similares a los de DI
  • Una prueba de ácido biliar para evaluar la función hepática.
  • Pruebas específicas de la glándula suprarrenal para descartar la hiperactividad o falta de actividad de estas glándulas como posibles causas de sed y micción excesivas.
  • Una prueba de hormona tiroidea para evaluar el estado de la glándula tiroides
  • La prueba de privación de agua modificada es la prueba más importante para confirmar un diagnóstico de diabetes insípida una vez que se han descartado todas las demás causas de sed y micción excesiva. Esta es una prueba de trabajo intensivo que puede requerir un día completo de hospitalización.
  • Tratamiento en profundidad

    Las opciones de tratamiento comunes en perros incluyen:

  • El acetato de desmopresina (también llamado DDAVP) es una forma sintética de la hormona ADH. Es la terapia estándar para la DI central. Viene en dos formas: inyección y gotas nasales. El aerosol nasal se puede transferir a un frasco cuentagotas estéril y aplicarse al ojo si el perro no tolera las gotas nasales. Una a cuatro gotas administradas una o dos veces al día generalmente controlan los signos clínicos.
  • La clorpropamida puede reducir la producción de orina en algunos perros, aunque los resultados pueden ser inconsistentes. Las formas graves de DI central a menudo no responden.
  • Diuréticos tiazídicos: si bien puede parecer paradójico darle a un perro con DI un diurético para aumentar la producción de orina, el resultado neto suele ser una reducción en la producción general de orina.
  • La restricción de sal tiene un efecto neto de reducir la producción de orina, y puede usarse a veces como la única terapia para la DI central.

    La terapia no es obligatoria para la DI siempre que la mascota tenga acceso ilimitado al agua y se mantenga en un ambiente donde orinar constantemente no sea un problema. Esto generalmente se aplica a las mascotas al aire libre. La terapia con DDAVP se puede administrar de forma intermitente, cuando la sed severa y el exceso de micción son especialmente indeseables, por ejemplo, si los invitados están de visita. El acceso irrestricto al agua es absolutamente imprescindible.

  • Cuidados de seguimiento para perros con diabetes insípida

    El tratamiento óptimo para un perro con diabetes insípida requiere atención tanto en el hogar como profesional, y el seguimiento es fundamental. Administre los medicamentos recetados y avise a su veterinario si tiene problemas para tratar a su mascota. El seguimiento incluye:

  • El veterinario realiza revisiones periódicas, especialmente si se sospecha que la diabetes insípida es causada por un tumor que afecta la parte del cerebro responsable de producir ADH.
  • Busque atención veterinaria inmediata si se desarrolla alguna enfermedad que provoque vómitos o que el perro reduzca su consumo de agua, ya que existe un riesgo de deshidratación potencialmente mortal si se extrae el agua de los perros con DI incluso por unas pocas horas.